De vuelta a Marrakech

Todo o nada.

Y es que Marrakech es una ciudad que no te da tregua. Olores, gente gritando, color, mucho color, monos, serpientes, el cielo azul intenso, comida, mucha comida, tráfico sin control, callejones, más callejones, miradas, y los atardeceres. Ai esos atardeceres.

Te dirán que basta con 2 días. Está bien si quieres perderte el poder pasear sin prisas, regatear en las tiendas alejadas de los turistas o cenar en los paradisiacos restaurantes escondidos en la ciudad. Porque en Marrakech si no estás atento te lo pierdes todo.

Ahora depende de ti, ¿quieres verlo o vivirlo?

 

* Fotos de Holasoylucia